Libérate de la ansiedad

0
186

Por: Lic. Isaura Batista Peña

El fin de las festividades navideñas y el término de este nuevo año pueden afectarnos.

Existen tantas cosas que nos ponen en situaciones de estrés: las expectativas no cumplidas, la llegada de un año más o el solo hecho de saber que el tiempo ha pasado y ya no somos los mismos y tenemos que continuar con las batallas cotidianas o nuevas que nos ponen en situaciones de estrés, esto y las situaciones de dolor y tristeza  en este fin de año e inicio de otro pueden causarnos ansiedad.

Cómo detectar un ataque de ansiedad

La ansiedad puede ocurrir cuando una persona teme que algo malo va a suceder. No es un término médico que hace referencia a un sentimiento de temor o preocupación que a menudo se relaciona con un problema o inquietud en particular.

La ansiedad se ha relacionado con el estrés . Además de los sentimientos de miedo y preocupación, a menudo también hay síntomas físicos, como la tensión muscular. 

La ansiedad, a menudo, se relaciona con un evento o situación específica, aunque este no es siempre el caso.

Si los niveles de estrés y ansiedad continúan por mucho tiempo, pueden desarrollarse otros problemas.

Datos básicos sobre la ansiedad

Un ataque de ansiedad suele implicar el temor de que ocurra alguna cosa o problema específico.

Los síntomas de la ansiedad incluyen: preocupación y aprensión,intranquilidad, problemas para dormir,dificultad para concentrarse,irritabilidad,tristeza, sensación de presión y de estar apresurado

Por lo general, cuando pasa el peligro o el riesgo que se percibe, los síntomas desaparecen.

La ansiedad que dura mucho tiempo o que se desencadena por eventos específicos puede ser un signo de otro trastorno, como el trastorno de ansiedad social.

Consejos de estilo de vida

Estos son algunos consejos para que puedas controlar el estrés y la ansiedad:

Es importante que te tomes un tiempo para relajarte.

Conoce los signos: si sabes cuándo reconocer los signos de lo que te estresa o te da ansiedad, puedes hacer algo al respecto.

El dolor de cabeza, la incapacidad para dormir o comer en exceso pueden ser señales de que es hora de tomar un descanso o pedir ayuda.

Conoce tus desencadenantes: si puedes aprender a reconocer lo que te hace sentir ansioso, puedes abordarlo. ¿Quizás has asumido demasiadas responsabilidades? ¿Puedes pedirle ayuda a alguien? ¿El café o el alcohol lo empeora? Considera ponerle un alto a estas situaciones.

Dieta: un estilo de vida ocupado puede resultar en consumir demasiada comida rápida o hacer muy poco ejercicio. Trata de tomarte el tiempo para sentarte a comer de forma saludable, o lleva un almuerzo casero con muchas frutas y verduras frescas a la oficina, en lugar de ir por una hamburguesa.

Haz ejercicio: mantenerse sentado por mucho tiempo frente a la pantalla de una computadora o mientras conduces trae consecuencias. Trata de tomar un descanso de 30 minutos y camina una vez al día para aumentar tu sensación de bienestar.

Aprende algunas técnicas de relajación: la respiración en el yoga, la meditación y otras estrategias pueden ayudarte a reducir el estrés y la ansiedad. Existe cierta evidencia de que el uso de aromaterapia puede ayudar a reducir el estrés, aunque se necesitan más investigaciones.

Prueba involucrarte en una nueva actividad: la música, la meditación, la jardinería o unirte a un coro, un grupo de yoga, pilates o de otro tipo pueden aliviar el estrés y ayudarte a que dejes de pensar en tus preocupaciones por un tiempo. Puedes conocer personas con preocupaciones similares con las que puedas compartir tus sentimientos.

Relaciónate más: pasa tiempo con amigos y familiares, o encuentra un grupo donde puedas conocer a otros, por ejemplo, haz voluntariado o únete a un grupo de apoyo. Es posible que descubras que en esos espacios pueden brindarte apoyo emocional y práctico y, además, puedes dejar de pensar en el problema que te aflige.

Establece metas: por ejemplo, si te sientes abrumado por problemas financieros o administrativos, siéntate y haz un plan. Establece objetivos y prioridades y márcalos a medida que los resuelves. Un plan también te ayudará a decir «no» a los requerimientos adicionales de otros para los que no tienes tiempo.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here